POESIA Y POEMAS

Autor : Federico Antonio Mejia Sarmiento


RECORRO, BUSCO Y PREGUNTO

Recorro, con estoicismo probado, largo y difíci camino; los esfuerzos despliego tras la conquista de un brillante futuro, dejando atrás profundos y desafiantes abismos!

Busco, en diversos libros, haces de rayos vibrantes; luces, que den a mis pies, en su recorrido, guía entre profundos abismos!

Escarbo dentro de mi extenso pasado, mares de grandes enseñanzas, que me empujen a alcanzar esperanzas!

Observo, con focalizada atención, los consejos de sabios inmortales, que corazones por muchos y connotados triunfos pudieron, en su tiempo alcanzar!

Examino, con mirada de águila, todo lo que mis ojos puedan divisar, así nadie me podrá derrivar!

Al futuro he preguntado: Dónde está la puerta para a tí penetrar? ¿ Cuál es la fontraseña para hasta tí yo llegar?

Exploro distancias abismales; surco siderales espacios, nunca jamás conocidos; busco entre intensas tinieblas, faro que sirva de guía a mis pasos!

He preguntado al presente: ¿ Dónde encuentro luz abundante que le permita llegar a mis pies al final del camino?

En los niños, escudriño miradas, en ellas veo estampadas marcas de luchas frustradas por alcanzar su porvenir anhelado!

Desde lejos, busco en tinieblas, si existe seguro peldaño, que facilite escalar, para alcanzar mis sueños dorados!

Con penetrante mirada, he cuestionado mi entorno y me he preguntado a mí mismo: ¿ qué es lo que estorba a nuestro futuro lograr? ¿ Qué es lo que impide que nuestras manos, el futuro, no puedan tocar?

Autor: Federico Mejía Sarmiento


ANACAONA, FLOR PERFUMADA

 

Eres la más bella flor de colorido jardín, que enternece la vida, con tan sólo mirarla!

Recorrías tus reinos, regalando a tus gentes, amor y ternura, cual durmiente volcáqn, que despierta, con grandes fuegos en su boca, sin que nadie pueda evitar!

Flor de Oro lleva por nombre, la poesía es tu encanto, aliviar corazones, es tu más gran accionar!

Tus mieles ofreciste a los tuyos, más a los que humillaron tus gentes, despreciaste hasta el final!

Con engaños ingeniosos, destruyeron toda tu vida, más tú, al contrario, convivencia armoniosa, a los que colgaron tu cuerpo, por siempre extendiste!

Aquel malvado y despechado español, que con sucias y fallidas intenciones de turbio amor, procuró a ti conquistarte, sin nunca lograr, siendo esa la causa de tu ahocarcamiento, quede sepultado por siempre en el caliente infierno, como justo castigo a su falaz y burda mentira!

Siempre será desastroso, exhibir tu cuerpo inerte y frío, a tus gentes engañadas, opacando el brillo y seductor perfume, de rica, seductora y encantadora rosa de amor!

Tenías piel trigueña y dorada!

En tu ojos, maldad nunca fue hallada!

Crece en tu pecho, frondoso árbol de amor, que sirve de cobija a todas las aves que siempre se acercan a beber el dulce néctar que hay en tu flor!

Sin tu permiso, invadieron tus inmensos jardínes, marchitaron el plantío abundante, que con tanta entrega y pasión tú cultivaste, en aquel inigualable paraíso de amor y ternura!

Intentaron robar tu perfume! Convirtieron tus bellos rosales, en ásperos espinos; sus pétalos relucientes y tiernos, en desgarrantes espinas y tu dulce néctar, transformaron en sal!

Acallando, aunque sea un instante, tus afinados y encendidos cantos! Codiciosos por oro, acabaron tus grandes reinados!

Muertes y desolaciones se hicieron muy presentes!

Hediondez y podredumbre contagiaron tu jardín! caminantes indeseados, pusieron en tus reinos, su mucha atención!

Su avaricia e intenciones se posaron en lo alto de tu flor, hasta hacerla marchitar!

El tibio sol acariciaba tu delicada piel, cada mañana, al asomarse el horizonte, calcinó todo tu cuerpo y el frío de la noche, lo envolvió como fantasma!

Manos ensangrentadas, tocaron, por fin tu limpio cuerpo, mancillando el que fue honor violado!

La brisa de la noche, acarició tu inerte cuerpo, colgado en solitario, del árbol, que repudiaba ser testigo de aquel hecho horrendo, vil y cruel, nunca visto jamás entre tus gentes!

Sensible mostraste tu alma a las manifestaciones artísticas, ya muy depuradas y el arte fino constituía tu entera pasión!

Groseras violaciones, angustiaban y afligían tu ardiente e inconmensurable corazón que ardiente latía!

Nunca midieron tus sabías hazañas con equidistante justicia!

Causaste admiración en aquellos, que con zañas, propusieron el corte de tu vida abundante!

Fuiste guía en el camino, de aquellos que apagaron la luz de tu faro!

Tus cantos, que encendían corazones, fueron acallados, sólo un instante! La semilla sembrada, germinó!

Muchos frutos dio y hasta aquí llegó, esparciéndose como el trigo, llegando a todos los sembrados de la bella tierra que te vio nacer!

Tu altivez, encendía pasiones!

Tu cadera, alborotaba mares!

Tus labios, agitaban vientos y muchos corazones!

Tus conocimientos y hábiles destrezas, preocuparon siempre, a los que amenazaban tu libertad temida, convirtiendo tu fiesta hermosa, en amargor, llanto y dolor!

Hoy, quisiera yo alcanzar tus manos, sentir la fragancia de tu excelso, sensacional y muy fino perfume, lleno de pasiones y de seguras imantaciones!

Al lado tuyo, quisiera siempre estar!

En tus triunfos, también en tus fracasos!

Tus risas compartir, igual que tu dolor!

Te veo en mis sueños, sonríes y juegas con el viento!

En tu corazón, hay llamas encendidas, fuego que siempre quema, que adormece y conquista corazones!

Ellos usaban espadas afiladas para conquistar espacios, más tú, por el contrario, con mucho amor y y pasión loca, conquistaste a miles corazones!

Nunca fingiste amor al contrario, amaste a los tuyos, sin límites y con igual medida!

Fuiste flor cortada del más bello jardín, tu perfume, al viento esparcieron, para que llegue hasta aquí, a todos, atragiste hasta ti!

Entre bellos poemas, hacías que tus gentes danzaran! Inflabas de júbilo sus corazones! Con tus líricos poemas de amor y hazañas de consistente valor, que de tus ardientes, irresistibles, carnosos y tibios labios brotaban en sus libres entonaciones, dormías corazones!

Era tu cuerpo, fuente de cálido amor, también, manantial del más inconfundible y decisivo valor y de inquebrantable dignidad!

Autoría: Dr. Federico Mejia Sarmiento


CAONABO VS DIOSES BLANCOS

 

Bravo guerrero, viniste de agitadas tierras, bañadas por aguas de Caribe Mar, de clima ardiente y huracanados vientos!

Feroz, valiente y de sin igual entrega, paladín eres de libertad robada!

Tu hombría fue probada, en hechos de altos riesgos, como fuego que depura los metales de gran valor!

Si tu vida fuera subida al cine, ya sería obra de sin igual valor y mucho coraje!

No conociste el miedo, no te doblegó el dolor, ni ignoraste nunca todo tu deber!

Valiente fue tu alma, valientes fueron tus todos tus actos!

Fue el acero, metal que forjó tu duro carácter y la flor de oro, dominó tu agitado e inmenso corazón!

Al final del camino que emprendiste, después largo caminar, rosas habrán en los campos, alegría en las ciudades, libre será tu pueblo y reconocido en todo el mundo por tus titánicas hazañas!

Grande fue la ofensa, grande el castigo, grande fue tu vida, grande y atroz fue tu muerte!

Quemaste tú a los malos, protegiste a los justos y a los tuyos, como un todo, ayudaste!

Fuiste digno de tu pueblo, de él respeto y cariño recibiste!

Tempestad de odios, llovieron sobre ti, vientos tormentosos soplaron contra ti, más nunca te arrastraron por el suelo, ni pudieron cortar tu raíz profunda de los tuyos; resistir pudiste a las tormentas fuertes del Caribe Mar!

Te ataron con cadenas gruesas, para que jamás pudieras tú romper con tus fuerzas grandes que habían en tu pecho, donde residía aquel fuego vivo, convertído en ardientes llamaradas para consumirlas todas, de una sola vez!

Hasta ti vinieron, muchos dioses blancos, vestidos como mansas ovejas, aunque en su interior, ya sobresalían, hambrientos y fieros lobos, siempre deseosos de devorar tus gentes y de muerte herir todo tu honor!

Amargor afloró en tus labios, asombro surgió en tus ojos e indignación apareció en tu agitado corazón!

Antes de encontrarte con esos dioses blancos, hacías el amor, en suaves pétalos de flores cultivadas en el jardín, sin interrupciones, ni perturbaciones, que surgían en las desgarrantes garras de aquellos, que sin tu permiso, ya se adueñarían de tu gran jardín, cortando brotes risueños de rosas blancas y nido tierno del amor eterno que había en tu interior!

Gran valor siempre exhibiste, lealtad por demás siempre tuviste, vacilación, nunca viviste, a tu raza inmortal nunca fallaste y tu atencion por ella, siempre pusiste!

Contra dioses blancos tú te arrojarse, con fuego ardiente tú los destruiste, como estepa seca el viento se llevó, por sus sucias y feas pasiones, que todas esas gentes, tantos daños a ti causaron!

En sombras oscuras usaste tu mazo, como indetenible tempestad, golpeaste a tus contrarios!

Sólo polvo y ceniza quedó del calvario, donde aquellos dioses blancos violaban tus doncellas, en ausencia de piedad y rebosantes deseos carnales!

Hay muchas maldades ocultas en esos dioses blancos, llevan ropas puestas de ángeles y en su interior, de diablo el alma!

Con velocidad de rayo, siempre te asomaste, a impedir mujeres fueran abusadas, ya jamás a la fuerza, esos dioses blancos, tomarán doncellas para así violarlas!

Encendiste llamaradas, fuego tú prendiste, llegan al infierno, donde ya se queman sus designios oscuros!

Junto a Anacaona, atizaste el fuego, la justicia lo llevó a su fin, vengando crueles violaciones, vistas en aldeas, campos y caminos, de esos blancos dioses, contra tus más bellas y dulces doncellas, llegando a enfermar toda tu raíz!

En limpias batallas, nunca te vencieron, ardid, luego utilizaron, para acorralarte como mil soldados, en telarañas, ocultos lazos, para celebrar tu final caída!

Incómodos grilletes aquietaron tu agitado cuerpo, más no pudieron evitar que tus anchas alas emprendieran vuelos, sembrando las semillas de libertad, en lejos rincones de tu tierra hermosa!

Nunca acallaron esos dioses blancos tu grito huracanado, de libertad exigida, sus insaciables ansias por colonizar, esclavizar y domar personas, superaba la sed de agua que tierra seca del desierto guardaba en todas sus entrañas!

Por tu agilidad, sin igual, los deseos grises de aquellos dioses blancos, nunca te alcanzaron!

Te enfrentaron con sobradas cobardías, con trampas no pudieron apagar tu mazo y detener tu arco que le atravesaba el alma, sólo así pudieron ya a ti vencer!

A ti, alternativas, nunca te dejaron, sólo camino largo de enardecidas luchas, siempre empuñando arco y flechas, presto a herir de dolor y muerte el corazón maldito de aquel horrorifico dragón!

Esos dioses blancos, con sus hechos crueles, ya se abrieron paso y hasta ti llegaron, haciendo que agonice tu anhelada paz, como moribundo ser, resoplandole ya la muerte!

Aunque ya caíste en su trampa, inocente regalito, nunca doblegó tu espíritu guerrero de indómito cacique!

Cánticos y llamativas danzas, pusieron al desnudo, tu indomable espíritu de sin igual guerrero!

Con grandes hazañas, enseñaste a tus gentes caribeñas, a vencer infundados miedos y a desafiar la muerte que siempre acompañaba a los dioses blancos!

En aquellos dioses blancos existían engaños soterrados, ocultos en sus tibios labios al hablar, que hacen caer en sus lazos, a tontos y contrarios!

Tenaz y continua persecución emprendieron en tu contra, fieras feroces peinaban abismos, valles y montañas;

las llanuras preñaban de violaciones y de muertes, las aldeas, poblados y caminos!

Fuiste el primero, que en esfuerzo famililiar, enfrentaste a blancos dioses, aunque éstos tenían el poder de fuego, los mismos que con mucha cobardía, sembraban odios, crueles abusos y deshonor!

Confesos ladrones llegaron a tu virgen y bendita tierra, abrigo de tranquilas gentes, de almas tiernas y apacibles!

Nunca pensaste, que un día cualquiera, demonios blancos, transformarían tu paz infinita en el infierno grande que después viviste!

Después que tú observaste, sus acciones crueles, descubriste que debajo de la piel blanca de aquellos falsos dioses, ya se escondían largas y filosas espadas, listas a derramar sangres, muertes, pestes y mucha enfermedad!

También tú descubriste, que esos impulsos y sentimientos insanos, nunca aquí observados, sólo podían venir de demonios, con sus alas negras, de instintos asesinos, con afán de riquezas, hambrientos del maldito y brillante metal, que todos ya buscaban!

Con tu intenso e inconmensurable valor, a muchos años, tu espíritu, hace más Caribe el Mar!

Fuiste fiel testigo, de aquel fatídico encuentro, el que todo, ya cambió; paz duradera, en frecuentes guerras;

salud basta , en muchas pestilencias, que ya todos padecían; tus amplios reinos, en cárceles grandes, ya se convirtieron y los que fueron quietos bosques, escenarios son, de frecuentes combates y atónitos testigos, de crueles violaciones!

Enfrentaste a grandes dragones, sus truenos, no te detuvieron, muy pronto apagaste el humo, que asustaba gentes!

Tu sin igual valor, te mantuvo siempre en pies, muy desafiante, no imploraste tú jamás perdón, ni nunca, tus rodillas, tocaron el suelo de tu tierra fértil!!

Muy desigual era tu lucha, de ellos salia fuego que quemaba; de ti, sólo mortíferas flechas, que con gran firmeza y valentía, a ellos, todos derribaste!

 

Blancas y relucientes esposas, domaron ya tus puños, más jamás tu espíritu guerrero, primero en tu raza!

Tu fuerte grito pidiendo libertad, cabalgaba sobre vientos, impulsado por violentas aguas de Caribe Mar, que bañaba ya las costas de estas tierras hermosas, que vio tragar tu cuerpo, en fantasmales barcos, zarpando junto a aquellos blancos dioses!

Eterna es tu lucha, las aguas que ayer mojaron tu cuerpo, fecundarían las semillas sembradas, que a nuevas generaciones han de liberar!

A todos enseñaste, que es mejor morir luchando, que cavar la tumba que ha de ver tu cuerpo y además, esclavo ser!

Fuiste llama ardiente que trataron de apagar, con deseos malditos de hacerme esclavo!

Armas letales conociste, que a dioses blancos, derechos daban, a conquistar, con fuerzas locas, el amor genuino de feliz doncella!

De gigante estatura, firmeza sin igual, de espíritu indomable, ya tú impediste que los dioses blancos, mancillaran dignidad, pudor y honra de mujer alguna!

Vienes de tierras de los hombres guapos, donde la vida ya no es vida, sino se acompaña de dignidad y fiereza.

De allá, donde es mejor abrazar la muerte, que apegarse a la vida, si con ella, ves tus hijas abusadas y sin ningún valor, perder su honor!

Te echaste a los brazos de la muerte, antes que vivir atormentado, humillado por aquellos, que no conocen tu dignidad!

En buenas tierras sembraste fértil semilla. Caminos de sombras, piedras y espinos conocieron tus pies descalzos.

Ese fue el precio que pagaste, cuando oías los gritos quejumbrosos de aquellas gentes, siempre golpeadas por aquellos dioses blancos, que de su maldad se jactaban, cuando creaban tanto dolor!

Renacerá, recobrará vida tu lucha, perfumara cuerpos vencidos, vilmente humillados, sin sonrrojo alguno, por esos dioses blanco, que no fueron más que endemoniados seres, de origen humano, que cultivaron miserias, odios y conductas, muchas veces, reprochables y que al Dios Supremo, siempre ocultaron!

Autoría: Dr. Federico Mejia sarmiento


DILEMAS

 

 Públicamente, no hay quien se pronuncie en favor de prácticas corruptas, más en privado, son muchos los que andan tras hechos impuros!

Públicamente, todos se inclinan por administración transparente, pero en sufragios, favorecen al de vida oscura!

Todos, públicamente, reclaman haya justicia transparente, más, sin embargo, al organizar íntimas fiestas, el primer invitado es quien se esmera en venderlos!

Todos, en público, buscan ser paradigmas de vidas, más, en lo privado, huyen de muchos controles!

Todos, en público, dicen ser de iglesias, más, las prédicas nunca encuentran cabida en sus vidas!

Todos, en público, confiesan querer compañeras de inconfundibles estabilidad emocional, pero en privado, les hacen felices las locas!

Todos, en público, critican la vecina de vida impura, más, en privado, todos quisieran acostarse con ella!

Todos quisieran trabajo decente, más, al conseguirlo, quisieran perderlo!

Todos, en público, piden, contra el crímen, gobernantes de manos duras, para más tarde, por duros, odiarlos!

Todos, en público, anhelan democráticos gobiernos, para después, añorar dictadores!

Todos, en público, reclaman mujeres fieles y sinceras, para más luego, pegarles los cuernos!

A todos, públicamente, les gusta demostrar fortalezas, para más tarde, mostrar compasión por los débiles!

A todos les gusta tener alegría en la vida, más el que llora les causa emoción!

Todos, en público, admiran al humilde, para en privado, jamás prestarle atención!

Todos, en público, desean padres ejemplares, pero en privado, abundan las críticas!

Todos, en público, piden sean observadas las leyes, aunque muchos, en privado, se esmeran en violarlas!

Todos, en público, piden se sancione al que roba, pero son muchos, en exigir se reparta el botín !

Tras sequía, todos quisiesen caiga lluvia, más al hacerlo, todos oran a que cese!

Todos quisieran participar de las cosechas, más, pocos participan en la siembra!

A todos gusta que les hablen con toda verdad, más son muchos los que tienen por jovy mentir!

Todos exigen lealtad, más son muchos los que los favores pagan con traiciones!

Para los demás, pedimos condenas ejemplares, para los nuestros, solicitamos, condenas benignas!

Algunos, procuran para sus países, prosperidad y abundancia, más se dignan en torpedear y cerrar los caminos a los demás, procurando les embarguen miserias!

Muchos, son capaces de matar a sus deudores, más, se esconden al acercarse acreedores!

Son muchos los que, sin piedad, ensucian en los medios a los demás, pero quieren matar al que enloda sus nombres por los medios!

Son muchos los que maldicen al que ha alcanzado fortunas, pero no duermen, queriéndoselas arrebatar!

Son muchos los pequeños, que queriesen ser adultos, para más tarde, anhelar volver a niños!

Son muchos los que odian a los que se ubican arriba, más cuando alcanzan altas posiciones, jamás el suelo quisieran volver ya a pisar!

Son muchos los que procuran eliminar miles de obstáculos, presurosos por llegar y al llegar, colocárselos al que está atrás!

Son muchos los que quieren para sus vidas brillante final, torpedeando las vidas de otros!

(Autor: Federico Mejía Sarmiento)


SE VIVE

 

Hay vida en la alegría y la esperanza;

vivimos cuando nos desengañamos;

cuando adquirimos experiencias;

cuando conquistamos amores!

Se vive, al ver a un pobre comerse un pan;

cuando los malos se olvidan de uno;

cuando buscamos aventuras;

cuando amamos a otros;

cuando trabajamos sudados;

cuando flojamos ataduras!

Vivimos, al superar las miserias;

al vislumbrar nuevas luces;

cuando alcanzamos armonías!

Vivimos al soñar, al abrazar el porvenir;

al crear nuevas ideas;

al progresar con las luchas;

al hacer feliz a los demás!

Vive, cuando haces del tiempo fortuna;

cuando haces que la muerte se aleje!

Se vive, cuando eres transparente y real, cuando no te espanta el futuro!

Vivimos, al esquivar los engaños, al hacer de los días, paraísos!

Se vive, al despojarse de vanaglorias visibles, sin dejarse acorralar de errores!

(Autor: Federico Mejía Sarmiento)


LA MUERTE, ROMPE LOS CRISTALES DE LA VIDA

 

 La muerte, es aguijón, que a todos marca con sus garras, haciéndonos iguales!

Al llegar, termina los placeres;

es barrera que acorrala esta vida;

vara que flagela la existencial Péndulo, aquietado, sin impulsos!

Gota, que nos convierte en gemelos!

Guerrera, con su sable, cortando nuestras vidas!

Gladiadora, vencedora, en todas las peleas, sin que nadie, sus triunfos, neutralice!

Segura estadía, haya en nuestros cuerpos, transformándolos en polvo!

Toca a los que están arriba, también a los de abajo, aunque de grandes poderes se revistan, nunca hace excepciones!

Indescifrables son sus vuelos; repentinas sus llegadas!

De eterna estadía y presencia universal;

de fama muy terrible, negra es su agonía;

no hay dudas en su llegada;

nadie sale a recibirla, dándole la bienvenida! S

u cercanía, asusta y siempre atemoriza;

su compañía, nadie la desea!

Como si la vida, fuera agonía, los buenos, escoge por primeros;

los malos, como malas hierbas, pesar y tristezas, han de padecer en esta vida!

La muerte, siempre sale electa en las urnas, nunca se ha observado otra elección!

La vida, llena el contenido de copa reluciente, la muerte, la arruina, rompiendo su cristal!

Sus lúgubres caminos, por unos, son recorridos, a edades muy tempranas; por otros, en su vejez!

El canto, trae a la vida, alegría;

la muerte, prefiere el silencio sepulcral, siguiendo el frío invernal!

Al recorrer los caminos de esta vida, nos acercamos a los linderos de la muerte!

Por todos es temida, siendo nuestra más segura compañía!

En medio de los bullicios de esta vida, se cuela sigilosa, asestando el duro golpe que nos extingue!

(Autor: Federico Mejía Sarmiento)


BUSCO, EN SILENCIO, DE UNA RESPUESTA

 

 Encuentro respuesta, en tus miradas!

Hay respuesta, en tus labios, aún estén cerrados!

Observo en tu sonrisa, hay una respuesta;

la siento, igual, en tu perfume, cuando tú te acercas!

Siento tu respuesta, al bailar contigo;

al tocar tus rojos labios, después de besarlos!

Del corazón, en sus latidos, hallo una respuesta!

Tengo respuesta, cuando de amor, siento que te mojo;

cuando el calor, llamaradas hace de tu cuerpo!

Siento tu respuesta, cuando mis manos, soltar, jamás tú quisieras!

Busco en tu interior, sólo una respuesta!

Busco respuesta, en la profundidad de tu corazón, sincera y muy expresiva, más que la que brota de labios falsos!

Necesito, sin que hables, de una respuesta, invisible, sin que nadie pueda escuchar! Que sólo yo, pueda descifrar!

(Autoría: Federico Mejía Sarmiento)


DISFRUTO TUS TRIUNFOS COMO SI FUERAN LOS MÍOS

 

 En nuestra existencia, no hay razones para enemistarnos, tú tienes lo tuyo, yo tengo lo mío!

No quiero lo tuyo, no pretendas lo mío!

De mis triunfos y de mis fracasos, soy yo el responsable!

He conseguido, con esfuerzos y algún sacrificio, algún resultado;

me imagino, que en lo tuyo, hay sacrificios y sudores, por eso te admiro!

No he colocado por árbitro a nadie, para que juzgue mi vida como no he sido designado por juez, no juzgo tu vida, no juzgues la mía!

No quiero que nadie me imponga creencias, gustos, protocolos, ni vil compañía!

Disfruto tus triunfos, como si fueran los míos;

si lo mismo, no puedes hacer, ignoras los míos; no envidies los míos, no envidio los tuyos!

Reconoce y respeta los triunfos ajenos, no sufras por ellos, enfoca tu mirada en los tuyos!

Entre lo mío y lo tuyo, no puede existir discusiones, si lo tuyo, no es mío y lo mío, no es tuyo!

Vete a la cama temprano, por qué desvelarte? Si fracaso, para tí, no es problema!

Concéntrate en lo tuyo, en sacar la paja que se ha alojado en tu ojo!

(Autor: Federico Mejía Sarmiento)


CIERRAN LAS HERIDAS

 

Por más profundas que sean las heridas, el tiempo, en su devenir, se encarga de cerrar, mitigando dolores causados!

En la vida, no todo es alegría, padecemos heridas, que ella misma tiene el poder de curar!

Las heridas producen dolores, que el tiempo, como bálsamo, se encarga de aliviar!

Lastimas mi cuerpo, no hieras mi alma, las primeras heridas, no duran en cerrar; el remordimiento que sale del alma, perdura en sanar!

Rasgas mi carne, no hieras mi alma, para que no germine el odio, que a tí me obligue dejar!

Hay heridas que matan; otras, se producen sin daga, llegando hasta el alma, laceran las ganas de latir y de amar!

Hay heridas que abren la piel, otras hieren el alma, haciéndola sangrar de dolor!

Hay heridas que matan; otras, se entierran sin daga, llegando hasta el alma, quitando el deseo de vivir y de amar!

Hay heridas que abren la piel, otras, hieren sentimientos, terminando en odios soterrados!

De la heridas, nace el dolor, después viene el alivio, al final, respiro y suspiro al morir de la risa!

La herida, al alma infringida, es llama que quema y consume al corazón que la siente y padece!

La vida, es péndulo que discurre entre heridas, cicatrices, dolores, alivios, tristezas y momentos de completa alegría!

Las heridas, al alma causadas, son cuál afiladas espadas, trozando sentimientos, perturbando la vida!

De las rosas, al cortar, puedo sufrir heridas, de sus espinas afiladas!

Busco con ansias los labios de la mujer amada, aunque sé que de esa boca, mañana, puede que salgan palabras que hieran mi alma, haciéndola gemir de dolor !

(Autor: Federico Mejía Sarmiento)


Museo Reina Anakaona S.R.L. RNC 132019972 Bayahibe Higuey - Director Daniele Caccialanza